Muerde la pasta – Restaurante para niños Centro comercial Splau

Muerde la pasta Splau

Fin de semana de lluvia, después de tenerlos todo el sábado encerrados en casa, el domingo decidimos salir al restaurante “muerde la pasta” restaurante para niños con castillo y parque de bolas, del cual nos habían hablado varias veces unos amigos que suelen ir a menudo.

Muerde la pasta es un restaurante infantil situado en el centro comercial Splau. Así que no tendrás problemas de aparcamiento ya que tendrás plazas disponibles sin tener que estar dando vueltas para encontrar un sitio.

Dispone de un enorme parque de bolas con toboganes, y todo lo necesario para que los críos estén 100% entretenidos mientras dure tu estancia.

Nuestra experiencia:

Salimos temprano de casa porque una de las premisas para poder acceder sin problemas es llegar con suficiente antelación, entre las 12h-12:30h del mediodía.

A partir de la 13h empiezan las colas para poder entrar a comer, ya que, aún siendo un local muy espacioso enseguida se llena y ya solo se puede ir accediendo según se van vaciando las mesas.

Al llegar a la entrada, te preguntan cuántas personas serán, cuántos niños y su altura (por el precio del menú).

Además les darán un pequeño cuaderno con lápices de colores para que pinten mientras esperan si no quiere ir directamente al parque de bolas.

Nos quedamos sorprendidos por lo grande que es y la cantidad de personal que parecen tener.

Nada más pagar un camarero nos acompaña a una mesa para cuatro bastante alejada de la zona de los niños, le comentamos que queremos estar más cerca para poder controlarlos, al haber espacio libre nos contesta que no hay problema y cambiamos de mesa.

Antes de poder sentarnos mis hijos ya se han quitado las bambas y están dando botes y jugando (¿Acaso lo dudabas?).

Mi mujer “hace guardia” vigilando a los niños jugar mientras yo me acerco a la zona del buffet libre, toda una fila que hace de largo lo mismo que el local, separada en zonas por pasta, ensalada, pizzas y carne y una zona central donde se sitúan bebidas, máquinas de café y postres. Tiene buena pinta.

Me dirijo hacia la enorme pila de platos situada en una esquina, (empezamos mal ya que los 10 primeros platos que cojo están sucios…).

Antes de nada he de decir que mis hijos comen en abundancia… La mayor me había pedido ensalada, carne y algo de pasta y el pequeño macarrones y nuggets de pollo.

No comen nada! La pasta demasiado cocida, los nuggets más que de pollo parecen de…

Me vuelvo a levantar y les traigo unos trozos de pizza (tampoco comen ya que la masa está cruda) bueno… otro viaje más en busca de comida, esta vez cambio el tipo de pasta y de carne, más de lo mismo… ¿Pero qué clase de comida hacen?

“Si los niños no comen imaginar que comemos mi mujer y yo…”

Al final se quitan el hambre picando de lo poco que pueden, algo de postre y se van de nuevo a jugar.

Así que la excursión al restaurante para niños, con altas expectativas por su buffet libre y parque de bolas, se queda en pagar casi 50€ para que los críos jueguen un par de horas, y al salir tenerlos que llevar a merendar, ya que están muertos de hambre! Y nosotros también.

No pretendo hacer publicidad, ni buena ni mala sobre el restaurante, tan solo explicar nuestra experiencia (bastante mala) y dejar que cada uno decida o exponga en los comentarios la suya.

Compartir
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Deja un comentario

      

Colabora / Contacto / Equipo / Club /

Ofertas / Privacidad