Te quiero mucho hija, pero me voy a cenar con papá

Te quiero mucho hija, pero me voy a cenar con papá.

Cuando pasas el umbral de los 10 años de relación, el amor evoluciona, es más sólido, más estable, más fuerte… Sí, todo eso. Pero la pasión de los primeros meses, y con suerte de los primeros años, ya no está.

Los hijos nos impiden también centrarnos mucho en nuestra pareja. Poco a poco esa locura de besos y ternura a todas horas va desapareciendo.

La incompatibilidad de horarios hace muy complicado tener un momento de intimidad. Y no sólo hablo de la parte sexual. ( Que también se ve afectada), me refiero también al ámbito de pareja y relación social.

WONDERBOX Caja Regalo -EXPERIENCIAS para Dos

Vivir en pareja no es algo sencillo, puede volverse algo rutinario y estresante. Especialmente la propia sexualidad relegada a momentos contados.

Si a todo esto le añadimos niños que quieren colechar o que interrumpen constantemente nuestro descanso,… Apaga y Vámonos.

En realidad lo que quería decir exactamente a modo sugerencia es:

Paga ( a una canguro) y vámonos de hotel o al coche a echar uno rapidito.

¡Y sí! fabulosas mamás, se puede hacer. Más de una se abra echado las manos a la cabeza. ¿Pero como voy hacer yo semejante cosa?

Eso no es de buena madre….Pues lo creas o no, esto es más que necesario.

Seamos coherentes. Antes de ser mamá eres persona. Tengas pareja o no, te mereces de vez en cuando renovar tu energía estancada.

( Sin abusar de esos benditos abuelos ) de una mini escapada para recuperar a tu pareja.

Llamarle cena, cine o clase de zumba.

Hay noches en las que mi marido y yo después del ajetreo del día, agotados después de acostar a los niños no nos quedan fuerzas para nada.

Nos miramos, sonreímos y pensamos…( si querer quiero, pero uff que pereza monumental ).

Demasiado tarde para una noche de sexo desenfrenado.

Demasiado tarde para charlar de nuestras cosas… Demasiado tarde y cansancio en general.

Y así van pasando los días. Entre cenas familiares con riñas incluidas mientras los hermanos se chinchan debatiendo que dibujos animados ver.

Así no hay quién tenga una cena romántica, ni nada de nada…Ya sabéis de que os hablo. ¿Verdad?

Uno de esos findes en los que mi hija se iba con su padre. ( soy madre divorciada y ella es de mi anterior matrimonio).

Me preguntó porqué estaba tan feliz y radiante:

– Mañana por la noche salimos a cenar y de concierto ( refiriendo a mi actual marido y papá de su hermano)

Pues como os he dicho “la intensa drama queen” entró en ataque de celos. Preguntaba porque no podía venir y con su particular tono condescendiente mientras nos trataba de malos padres.¿¡¡¡ Como osábamos a divertirnos sin su presencia?!!.

-Hija si yo te adoro. Pero,…¡ lo necesitamos! ¡Necesitamos ser novios otra vez! Aprovechando tu no estas y tu hermano se queda con sus abuelitos. Nos vamos a disfrutar los dos solos.

Le costó un poco aceptarlo tras un ratito de enfado y llanto, conseguí hacerle entender. A regañadientes. Se dio cuenta que eso era lo que a mi y a su padrastro nos hacía felices y que no podía ser tan egoísta.

Consigue una WONDERBOX Caja Regalo -Momentos ÚNICOS

Es cierto que a nuestros hijos les cuesta mucho compartirnos.

A más de una madre, nos parece que continua esa unión por un cordón umbilical invisible; que no nos permite alejarnos mucho de ellos. Bien por nuestra parte o por la suya.

Por ello, a veces esto se convierte en una tarea difícil. En ocasiones hacer compatible la vida de pareja con la familiar como núcleo es una misión imposible.

Conciliación , conciliación y más conciliación. Algo inexistente en este país. Familia, pareja y trabajo….no esta aún contemplado.

Aquella noche mi marido y yo salimos de cena y concierto. Aquello terminó en una cita más que inolvidable en la que por un momento nos sentimos malos padres.

Disfrutamos y reímos a solas sin nuestros hijos con sentimiento de culpabilidad. Pero, realmente valió la pena.

En definitiva debemos mirar por la salud de nuestra relación. Solo así podremos ofrecerles también a nuestros hijos tiempo de calidad.

Desde una perspectiva más relajada y abierta ante los posibles problemas del día a día y su crianza. Salir mas a cenar o a tomar café si el tiempo os lo permite. Lo agradeceréis seguro.

WONDERBOX Caja Regalo -¡Feliz CUMPLEAÑOS!

No os preocupéis por lo que piensen los demás ni os sintáis juzgados.

De vez en cuando, también nosotros los papas y las mamas necesitamos de un dulce… Respiro…

Compartir
  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

un comentario en “Te quiero mucho hija, pero me voy a cenar con papá”

Deja un comentario

      

Colabora / Contacto / Equipo / Club /

Ofertas / Privacidad

A %d blogueros les gusta esto: