¿Se puede eliminar la celulitis? Que no te cuenten cuentos…

Tu nueva amiga, la celulitis

Piel de naranja, zona acolchada, tejido adiposo en la piel… en definitiva Celulitis.

En primer lugar, me gustaría que relativizásemos nuestra culpa. Los estrógenos tienen arte y parte en la aparición de la celulitis y por ello, aparece más frecuentemente en mujeres que en hombres

¿Por qué ellos siempre salen ganando con estas cosas?

¿Qué hemos hecho nosotras para merecer tan terrible castigo? Simplemente ser mujeres.

Por si fuera poco, nosotras somos mediterráneas y genéticamente tenemos más papeletas en el bombo para padecer celulitis, que si fuésemos anglosajonas, nórdicas o de raza negra. ( No lo digo yo, lo dicen los estudios realizados.)

Sí, ya sé que ahora mismo todas estáis pensando en las piernas firmes de Eva Sannum o de Naomi Campbell. Pues eso.

Una cosa es que tengamos cierta predisposición genética y otra que nos quedemos de brazos cruzados viendo la celulitis pasar.

¿Se puede eliminar la celulitis?

Muchos nos intentan vender recetas milagrosas para eliminar la celulitis sin esfuerzo y otros nos intentan convencer de que nuestra nueva amiga va a seguir campante en nuestro cuerpo y la cosa irá a peor. Pero no es verdad!!


Si alguien os vende que la celulitis se elimina por completo para siempre os miente. Se puede mejorar pero hacer desaparecer por arte de magia, con algún tratamiento o con algún producto, imposible.

Existen cremas y masajeadores que consiguen mejorar muchísimo, pero nada de hacerla desaparecer.

¿Qué hemos hecho nosotras para merecer tan terrible castigo? Simplemente ser mujeres.

Tenemos que conformarnos que aunque los milagros no existen, podemos deshacernos en cierta manera de la celulitis.

El ejercicio tu mejor aliado

No es ningún secreto, el cardio nos ayuda a “quemar” grasa. Y ya sabemos que los adipocitos son unos malvados tiranos que empujan nuestra piel hacia arriba, haciendo que aparezca la piel de naranja.

Así que si todavía no haces cardio, ahora es el momento ideal para que empieces a correr, montar en bici, patinar o hacer lo que más te guste.

Si lo sé, tu como yo, corres todo el día de arriba para abajo sin parar con los quehaceres de la casa o detrás de tus hijos en el parque. Créeme que si eso funcionara yo tendría el cuerpo esculpido como la Venus de Milo.

La realidad es que requiere un poco más de esfuerzo y sacrificio, pero nada que no podamos hacer con total normalidad.

Vigilando nuestra alimentación.

La alimentación es la verdadera clave para la celulitis.

Ya sabes que los malos de la película son los adipocitos (grasa) y los ácidos que retenemos en el cuerpo, así que si los queremos eliminar es importante que no los alimentemos.

Este es mi punto débil y el que no soy capaz de cumplir, lo de cerrar el pico me cuesta la vida. Además, me gustan mucho precisamente los alimentos que se deben evitar como son los que llevan azúcar y sal. Menos mal que al alcohol no le doy …bueno si alguna copilla de vino…¡shhhh!

Debemos optar por una dieta rica en frutas y verduras, proteínas magras, grasas saludables como el omega 3 o el ácido oleico y granos enteros. Mientras que los azúcares los tenemos que intentar evitar todo lo que nos sea posible. Los azúcares alimentan a los adipocitos.

Agua … Mucha agua.

Debes evitar la retención de líquidos y para eso no hay nada mejor que beber agua.

El agua es vital para nuestro organismo. Una de sus funciones es deshacerse de los residuos metabólicos a través de la orina. Pero además, nos ayuda a mejorar la textura de la piel, lo que nos puede ayudar a que la celulitis no sea tan visible.
No esperes a tener sed para beber agua.

Enemigos que mantener a ralla

El alcohol, el tabaco, el exceso de sal, el estrés, las bebidas carbonatadas, el sedentarismo, los problemas circulatorios o tratamientos hormonales como la píldora anticonceptiva hacen que la celulitis empeore.

Piel de naranja, zona acolchada, tejido adiposo en la piel… en definitiva Celulitis.

Los tacones tampoco ayudan. Intenta no abusar de ellos en la medida de lo posible.


Al dificultar el juego natural del pie empeoran la circulación, ya que contraen la musculatura de las piernas.

Las situaciones de alta tensión, o estados de tensión prolongada, producen cortisol –conocida como la hormona del estrés– que aumenta el almacenamiento de grasa.

A más estrés, más grasa acumulamos. Así que ya sabes: OMMMMMMMM

Si alguien os vende que la celulitis se elimina por completo para siempre os miente

Hay que ser conscientes de que la realidad es la que es!

¿Y qué me decís del momento pecho turgente que termina como dos uvas pasas? 

En mi caso tenía bastante pecho para lo delgada y pequeña que soy (100), durante el embarazo me puse en una hermosa 115….


Ahí estaban bien puestas, después de dar a luz a mi segundo hijo y un año entero de lactancia a despiporre, se deprimió y decidió caerse hacia abajo. Así que ya no tenia un asunto pendiente sino dos, celulitis y pecho deprimido.

¡Para deprimida yo! Pero de la caída del pecho, ya hablamos en otro post, que estoy por llorar…..

Compartir
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Deja un comentario

      

Colabora / Contacto / Equipo / Club /

Ofertas / Privacidad